viernes, 27 de junio de 2008

Estrés en su empresa

Cómo evitar el estrés en su empresa

El estrés es una de las principales causas de enfermedad laboral en la empresa. No todos los trabajadores que lo padecen terminan causando baja, pero no por eso hay que dejar de prestarle atención. Según un estudio del Observatorio de Riesgos Psicosociales de UGT, un 73% de los trabajadores sufre estrés en su ámbito laboral, que en tres cuartas partes de los casos derivan en problemas de salud y cambios en su estado de ánimo.

Es relativamente frecuente, más en la gran empresa que en la pyme, que pese a detectar el problema no se tomen medidas al respecto. Lo que en muchos casos puede parecer un ahorro de costes (evitar la baja laboral o programas de apoyo psicológico) supone en realidad un fuerte coste para la pequeña y mediana empresa. Aunque puede sonar a tópico, un trabajador que no es feliz o que vive estresado no rinde, es decir, no es productivo en términos empresariales. Los datos de UGT sirven para demostrar hasta qué punto no están contentos los empleados españoles, sobre todo teniendo en cuenta que un 70% de los trabajadores sufre o ha sufrido el llamado síndrome de burnout, lo que significa que está ‘quemado en su trabajo’.

En ocasiones es por culpa del ambiente laboral, en otras problemas, pero en la mayoría suele ser una mezcla de ambas, como por ejemplo la imposibilidad de conciliar ambos mundos. En España todavía son pocas las empresas que realmente ofrecen la posibilidad de conciliar vida familiar y trabajo. Las grandes multinacionales figuran a la cabeza en este ámbito (también por falta de datos sobre el sector pyme), pero todavía queda un largo camino por recorrer. Jornadas maratonianas con largas horas de descanso, acumulación de trabajo y faltas de recursos son sólo algunos de los enemigos de la conciliación. Al final, todo pasa por hacer bueno el ideal de ‘trabajar para vivir y no vivir para trabajar’.

Un buen ambiente

Pero no todo pasa por facilitar a los empleados llevar su propia vida (sino el teletrabajo sería la panacea), también hay que proporcionarles un buen ambiente donde desempeñar su labor. En este sentido hay que tener en cuenta que el empleado pasa una media de ocho horas en su puesto de trabajo y si no se encuentra a gusto difícilmente disfrute después plenamente de su tiempo libre.

Por eso es importante que el empresario cree un entorno de trabajo adecuado, libre de estrés y otro tipo de cargas negativas. Evidentemente lo primero es ser un buen jefe y como tal aprender a ver dónde puede estar produciéndose un conflicto, evaluar quién es el responsable (la empresa, otro trabajador, un superior…) y por último tomar medidas para poner fin a esa situación. Según el estudio de UGT los problemas más habituales causantes del estrés son el acoso por parte de otros trabajadores o de los propios jefes (un 23% corre este riesgo).

Ibermutuamur ha desarrollado un Plan de Investigación contra el estrés donde detalla algunas medidas que se pueden tomar para mejorar el ambiente laboral y crear una oficina libre de estés. Entre ellos, garantizar el respeto a la dignidad de cada empleado (empezando por los propios empresarios), planificar las cargas del trabajo para que estén acorde con el puesto y la capacidad del trabajadores o dotar a los empleados de cierta autonomía para tomar sus propias decisiones y organizarse. Además, también es conveniente que los asalariados tengan claras sus funciones, así como ofrecer verdaderas posibilidades de desarrollo de su carrera profesional.

Cumpliendo con estas premisas, la salud mental actúa como un incentivo laboral que aumentará la productividad de la pyme.